Nacionales
Typography

En una reunión partidaria confirmada la derrota aprista, y luego que la encuestador IDICE junto con sus falsas cifras también se fueran al tacho, el líder aprista Carlos Roca en presencia de Jorge del Castillo, se dirigió a un grupo de militantes quienes renegaron de la alianza de su partido con el PPC y exigieron la convocatoria a un congreso nacional y una renovación total de sus cuadros directivos. Fracaso y oportunidad.

Si no fuera por el salvavidas lanzado por el mil veces cuestionado Jurado Nacional de Elecciones (JNE), el partido de la estrella ya habría desaparecido en el mar de la política peruana.

De esta manera el JNE bajó la valla del 7% al 5% para que caballo loco pudiera pasar a las justas con un 5%, el partido se salvo pero no él.

Alan García, tomó, utilizó y finalmente deshecho al histórico partido de Haya de la Torre, durante su gobierno luego de utilizarlo le dio la espalda al partido y después el megalómano se convirtió en sicario de varios de sus líderes, Carlos Roca y Mercedes Aráoz fueron sus principales víctimas, pero hubieron más.

Ahora el partido está caído, humillado por el resultado de las elecciones y tildado de ser una gavilla de ladrones; pero esta derrota es probablemente el precio que tiene que pagar para que Alan García desaparezca para siempre, si es que verdaderamente desaparece.