Centros Comerciales
Typography

Dos inescrupulosos, un hombre y una mujer, se ubican todos los días en el puente peatonal de acceso al centro comercial MegaPlaza de Lima Norte, dedicándose a la ilegal actividad de comercializar tortugas bebé de las denominadas “charapitas”, animales de la selva peruana declarados en peligro de extinción.

Mientras que en varios lugares de la selva amazónica personas dedicadas a la protección de la fauna han establecido criaderos donde gracias a un arduo trabajo logran facilitar el desarrollo de estos animales para luego repoblar con ellos los ríos selváticos, depredadores humanos roban los huevos que son depositados en las orillas de los ríos para luego enviarlos a la capital donde los delincuentes aprovechan la falta de control policial para comercializarlos.

La caza, captura, tenencia, conservación y exportación de la ‘tortuga charapa’ (podocnemis expansa), está tipificada como ‘delito ecológico’ por la ley peruana la cual protege animales y plantas que se encuentran dentro de la ‘Lista de las Especies en Peligro de Extinción’ del Perú y dentro de la ‘Lista Roja de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre’ elaborada por la Unión Mundial para la Conservación (UICN).

Los especialistas y acuariófilos no aconsejan la crianza en acuario de estas tortugas, menos aún junto a peces, las tortugas requieren un espacio propio, sistema calefactor de agua, alimentación y cuidados especiales. Estos aspectos de su crianza son generalmente desconocidos para los eventuales compradores, que los adquieren fascinados por la singular belleza de los quelonios, ello determina la rápida muerte de los pobres animales.

 

Artículo de Carlos Santana Aguilar