Patrimonio Cultural
Typography

Recinto amurallado del Chillón o Carabayllo 

En la margen izquierda del río Chillón, cerca de su desembocadura al mar, existe un gigantesco recinto amurallado de más de 15 kilómetros de perímetro que encierra un área de alrededor de 635 Ha. Dentro de esa extensa zona se encuentran todo tipo de restos, poblaciones y cementerios, adoratorios y templos, centros administrativos y fortificaciones (Agusto Calvo 1983a).

 

 

Ubicación de las murallas del Chillón o Carabayllo.


Indudablemente el recinto ha sido construido con fines defensivos, pues las murallas que lo cercan son prácticamente inexpugnables, sumamente gruesas y de muchos metros de altura. Lo que es más, en varios sitios de su recorrido se hallan bastiones y atalayas que acusan con claridad su calidad de fortificación militar.
En la margen derecha existen, también, restos de una poderosa muralla que atraviesa la Pampa de los Perros, siguiendo un curso paralelo al río, y que parece sugerir, con su presencia opuesta a la del recinto fortificado, el enfrentamiento de dos pueblos ocupantes de las márgenes contrarias del Chillón.


Recinto amurallado del Chillón o Carabayllo


Gran parte del desarrollo de las murallas todavía estaba en pie en 1944 y se puede apreciar en las aerofotografías de la época. En su recorrido las estructuras se ubican cerca de la Hacienda Chuquitanta, orillan el Centro Ceremonial del mismo nombre, cercan los extremos de los brazos laterales del conjunto El Paraíso, sirven de muro de sostenimiento a la barranca izquierda del Chillón, trepan hasta la punta norte del Cerro Oquendo, bajan por las estribaciones que enfrentan la playa de Márquez, flanquean todo el lado oeste del mencionado cerro, continúan paralelamente a la playa de Oquendo hasta casi alcanzar el cerro La Regla, voltean hacia la Hacienda Oquendo y parten en dos el templo de Chuquitanta para completar su extenso periplo. De allí, de Chuquitanta, se desprende del enorme recinto un poderoso muro que, como un brazo extendido, alcanzaba y probablemente encerraba al Puente Inga.

 

 Recinto amurallado del Chillón o Carabayllo

 

Recinto amurallado del Chillón o Carabayllo

 

Recinto amurallado del Chillón o Carabayllo



Los paramentos de los muros recuerdan al respecto de los pétreos aparejos poligonales de ciertos muros Inca, pues las unidades de vaciado que los constituyen tienen también la forma de trapecios con lados fuertemente inclinados. A primera vista el muro parece un tapial, pero las exageradas dimensiones de las unidades de vaciado y especialmente la inclinación de las juntas laterales de las mismas, así como la ausencia de todo vestigio que indique el uso de moldes, hacen difícil suponer que se haya usado dicho sistema en la construcción de los recios paredones. La posterior observación de muchos de estos muros permite determinar que han sido fabricados sin ayuda de molde alguno, simplemente utilizando barro poco húmedo y vaciándolo por capas, cuyos lados inclinados resultaban así una exigencia del proceso constructivo. Al parecer las unidades se fabricaban en forma alternada, construyendo primeramente aquellas cuyos extremos laterales tenían un ángulo de reposo que permitía la estabilidad de las capas de barro. Luego se construían las unidades intermedias, a las que servían de topes o moldes laterales las secciones ya construidas, permitiendo así que dichas unidades tuvieran la curiosa forma de trapecios con la base menor que el coronamiento. El material de construcción es barro, mezclado con pequeños guijarros, conchuelas y otros agregados menudos, vaciado en tongos o capas que forman unidades de trabajo de 1 m de altura y de longitud variable, entre 80 mts. y 3.50 mts. La sección del muro es trapezoidal de 3.30 mts. de altura, 2.50 mts. de base y 0.80 mts. de cúspide.

 

Recinto amurallado del Chillón o Carabayllo

 

También existen tramos de muralla cuyas dimensiones son verdaderamente fabulosas, pues alcanzan en su estado actual de semidestrucción los 4 mts. de altura y tienen un ancho que varia entre los 5 y los 7 mts., llegando en algunos tramos hasta los 10 mts. La longitud de esa extraordinaria construcción llega al kilómetro y una minuciosa observación permite constatar que no se trata de un muro gigantesco, sino de un camino epi-mural. La sección transversal de la estructura es trapezoidal y está constituida por varios muros adosados, que tienen como núcleo central un muro de forma cónica, a cuyos lados se van agregando muros en forma sucesiva, guardando la fuerte inclinación del talud de sus caras. El ancho de dichos muros varía entre los 0.50 mts. y 0.90 mts. y su forma de construcción es la misma que ya hemos descrito.

 

Recinto amurallado del Chillón o Carabayllo

 

Detalles técnicos de la construcción de la muralla del Chillón.


De trecho en trecho, en toda su longitud, la estructura de muros adosados es intersectada por anchos muros perpendiculares a su eje, que sobresalen sobre los paramentos exteriores y, al parecer, juegan el rol de arriostramentos transversales. También se encuentra el sistema de muros adosados sirviendo coma elemento de sostenimiento de muchos taludes, especialmente en el caso del barranco que existe en la margen izquierda del río Chillón, cuyo flanco está protegido por varios kilómetros, prácticamente desde Chuquitanta hasta la punta de Márquez.



Fuente: Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Los Señoríos y Curacazgos Limeños