Patrimonio Cultural
Typography

{mosimage}Por Ernesto Carlín

La ciudad de Lima vive desde hace unas décadas en una constante expansión. El cemento ha reemplazado a los sembradíos en la mayoría de distritos. Las casas de adobe y quincha han cedido su lugar a modernos edificios. Sin embargo, algunos lugares felizmente se han mantenido inmunes a los cambios. Uno de estos parajes es el antiguo pueblo de San Pedro de Carabayllo.

Se ubica en el kilómetro 5 de la carretera a Huarangal, a un paso del óvalo de Puente Piedra. Es difícil imaginar que en este lugar de callecitas se inició el hoy pujante Cono Norte de Lima. Carabayllo, el distrito más antiguo del norte de la ciudad, tuvo su capital hasta hace unas décadas en este pueblo de raigambre colonial. Aún se mantiene la primera sede edilicia de esta zona, la cual es usada actualmente como oficina municipal.

Las casas de San Pedro de Carabayllo, hechas casi todas de adobe, han mantenido en su mayoría el estilo de un pueblo rural de la costa peruana. Pasearse por sus apacibles calles es como dar un salto en el tiempo. Incluso el clima más cálido y el aire sin contaminar es distinto a los que se soporta en la gran urbe. Esta sensación de nostalgia se acrecienta cuando se visita la iglesia del pueblo.

Según se cuenta, en el suelo de esta parroquia y en sus exteriores están enterrados varios de sus primeros feligreses. A pesar de haber padecido un par de incendios y varios terremotos, la estructura de esta iglesia se conserva en pie tal como era en el virreinato. Algunos ornamentos tienen unos cuantos siglos de antigüedad. Un atractivo más es la hermosa vista que se tiene desde su campanario de lo que queda de campiña.

Cine y cementerio
Otra curiosidad que se encuentra casi a la salida de la comarca es una centenaria cruz de camino. Ésta marcaba la ruta que se debía tomar para ir de Lima a Trujillo. Sin embargo, los viajantes dejaron de orarle cuando se creó otras vías alternas como la carretera Panamericana.

Sin embargo, no todo es colonial por estos lares. A un par de cuadras de la plaza de armas de San Pedro de Carabayllo se puede apreciar la fachada del primer cine del norte de Lima. Este establecimiento fue fundado en la década de 1930 y tuvo una corta vida. Ahora, sus instalaciones sirven para otros fines.

Avanzando por la carretera a Huarangal también se encuentra uno de los cementerios más antiguos del Cono Norte. Este lugar se habilitó en las primeras décadas del siglo XX. Una peculiaridad es que varias de sus tumbas imitan la arquitectura de la iglesia del pueblo.

De regreso a Lima se tiene la alternativa de pasar por la antigua casa hacienda El Fortín. Viendo los torreones y altos muros –surgidos al calor de la guerra de Independencia– no es difícil adivinar el porqué de su nombre. Actualmente es propiedad privada, por lo que sólo se puede apreciar su fachada. Pero es de esperar que en un futuro pueda abrir sus puertas a los visitantes que quieren conocer el pasado del norte de Lima.

Fuente: Agencia Andina