{mosimage}

Desde hace mas de 80 años la Organización Internacional del Trabajo (OIT) realiza esfuerzos por prevenir y erradicar del planeta el trabajo infantil, en 1992 la OIT creó  el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), en 1996 el Programa para América Latina se subdividió en dos oficinas de Coordinación Subregional, una con sede en Lima que atiende a los paises de America del Sur y otra en San José de Costarica encargada de los paises de Centroamérica y el Caribe.  Este programa es financiado por varios paises.

Su página web es  Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC)

{mosimage}

El trabajo infantil forma parte de la vida diaria en Carabayllo, se ve por todas partes, ya que muchas familias de bajos recursos económicos necesitan que sus hijos trabajen para poder subsistir, pero esto va en detrimento del tiempo para el estudio y la recreación de los pequeños, muchos de ellos no van a la escuela y si lo hacen tienen un alto índice de ausentismo.

 

{mosimage} Esta es una especie de ficha técnica de los niños picapedreros de Carabayllo. Aún cuando la cantidad de niños involucrados en esta forma extrema de trabajo infantil se ha reducido considerablemente, esta todavía persiste.

{mosimage}Thomas Miller-El, un ex-condenado a muerte por el sistema judicial norteamericano, Guinder, un niño ex-picapedrero de El Progreso de Carabayllo, una biblioteca que lleva el nombre del recluso, un director de cine peruano invitado a Chile por el gobierno de ese país y una película premiada y reconocida a nivel mundial: "La espalda del mundo"

{mosimage}

Es la fotografía de una niña de Carabayllo, una víctima mas del trabajo infantil en una de sus peores formas, es uno de los rostros de nuestra verguenza como distrito. Recordemos estas palabras:

 "La muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la humanidad; y por consiguiente, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti."  E.Hemingway



{mosimage}

Una pareja de contadores graduados en la Universidad de San Marcos, Ronald Estacio y Karina Segura, son un ejemplo a seguir por muchos, esta iniciativa empezó hace 10 años.

Más artículos...