Los Olivos
Typography

Manuel Dammert

Los Olivos es el distrito de Lima con mayor potencialidad productiva e intensa forja de ciudadanía, de una urbe que se auto construye. Tiene 315,600 habitantes, (cerca de 90 mil en pobreza), auto construido por 142 organizaciones de vivienda, con 64,000 contribuyentes, mayoritariamente de una pujante y nueva clase media, con un presupuesto municipal de ingresos significativos y sin cargas previas.

Pero su promisorio desarrollo esta bloqueado. Se ha impuesto una forma de gobierno local, que puede tipificarse como de “lobbysmo municipal”, que hace del cargo publico ocasión superpuesta para negocios propios privados. En los últimos 15 años, un puñado de personas se ha “apropiado del municipio”, para transformarlo en centro de intensa y privada especulación urbana inmobiliaria, apropiándose de bienes y recursos locales.

Traban la entrega de títulos de propiedad, afectando a 25% del distrito, que viven en el PMV Confraternidad. Un absurdo y corrupto juicio de cerca de 20 años, impulsado por especuladores urbanos, con aval especial de autoridades municipales, Castañeda de Lima y Felipe Castillo del distrito, traban e impiden que se entreguen los títulos.

La ley de expropiación señalo explícitamente que debe cancelarse a valor de predio rústico. Pretenden un grotesco faenón inmobiliario y que se pague el área de 2, 264,000 m2, elevando el precio.

El monto debería ser de US$ 1, 879,120.00 considerando el precio a valor rustico del m2 a US$ 0.83. Se eleva a US$ 9, 508,800.00 si se considera el m2 pre-urbano que es de US$ 4.2. Y sube hasta US$ 452, 800,000.00 con el m2 urbano a US$ 200. Este botín es lo que han estado soñando 20 años. Pretenden obtenerlo saqueando a los ciudadanos. Se equivocan, el pueblo los derrotara.

Pero este lobbysmo municipal ha perfeccionado sus métodos. No existe plan de desarrollo distrital sino afanes de negocios privados inmobiliarios, los edificios.

El Alcalde Felipe Castillo dicta una ordenanza ilegal, la 279, para permitir en algunas esquinas edificios de 9 pisos, cuando la norma urbana de la Municipalidad Metropolitana, la 1015, señala máximo de 5 pisos. El entorno de alcaldía la forma empresa inmobiliaria, integrada por su primera regidora-nuera y por otros funcionarios de más alta confianza, empresa que compra terrenos, construye varios edificios, y hace grandes negocios. Pese a que Lima Metropolitana deroga su usurpadora ordenanza, pues no tenia facultades para dictarla, sigue impune y el mismo archiva el caso.

Se venden áreas de los parques públicos y de aportes para Educación, para edificar hostales y otros inmuebles. Además, se pretende ilegalmente hacer un condominio exclusivo en el Cerro Muleria, patrimonio emblemático del distrito, el que más bien debería ser un centro publico de actividad cultural, recreativa y de identidad local.

La universidad con dinero publico municipal. Construyeron un edificio para una universidad que pretendían privatizarla para completar el faenón. El Congreso, a exigencia de la población los ha rectificado, dándole carácter de pública, aunque insisten en gestionarla como privada.

El Palacio Municipal. Sin proyecto urbano ni de Gobierno Local, pretenden echar abajo el actual Palacio Municipal para edificar un elefante “centro cívico” de 40 pisos, con departamentos, oficinas, comercios, y otros usos, solo pensando en el negocio inmobiliario propio.

Zona Industrial. Esta área estratégica esta abandonada y solo se le usa para sacarle abusivamente sus recursos.

La iniciativa ciudadana está afirmando sus derechos y logrando las condiciones para recuperar el Gobierno Local para los vecinos. Se acerca el fin del lobbysmo municipal. Se podrá forjar un municipio de los ciudadanos para que el pujante distrito logre su desarrollo. Es la hora de Los Olivos, ¡apoyemos su lucha ciudadana!

 

Artículo de Manuel Dammert