Hernando de Soto, el asesor de las dictaduras

Lima Norte
Typography

Hernando de Soto

Colaboró con Alberto Fujimori, Muammar Gadaffi y Hosni Mubarak.
Sus clientes están en prisión o les falta poco para estarlo.
Recién admite que su ex cliente Alberto Fujimori fue un dictador abusivo.

El reconocido economista Hernando de Soto mostró su explícito apoyo a la candidatura de Keiko Fujimori por considerar que esta iba a constituír apertura económica. Sin embargo, su defensa de la libertad y la apertura parecen contradecirse al haber asesorado directamente al dictador de Libia Muammar el Gaddafi.

De Soto se convirtió en asesor del dictador libio en el año 2008, cuando se reunieron en la hoy bombardeada Trípoli para firmar un acuerdo en favor a los sectores pobres del país. Hernando de Soto llegó a formar parte del consejo consultivo de la Fundación Gaddafi hasta febrero de este año, cuando la guerra civil que busca derribar al régimen autocrático ya había estallado.

De Soto expresó en su carta de renuncia, dirigida a uno de los hijos del dictador, que no podía condonar los actos de violencia y represión del gobierno de Libia, sin embargo esa actitud nunca fue expuesta en ocasiones anteriores, cuando ya se conocía de las prácticas dictatoriales de Gaddafi.

Esta información fue hecha pública en un artículo de Gustavo Gorriti en IDL Reporteros, el mismo que también daba cuenta de una supuesta colaboración anterior entre el fujimorismo y De Soto, más específicamente en el plagio de una sección del discurso que Alberto Fujimori dió ante la OEA para justificar el golpe de estado de 1992.

De Soto no solamente asesoró a Gaddafi, hace poco se supo que también había asesorado al dictador egipcio Hosni Mubarak, actualmente en prisión.

 

Las mentiras del Otro Sendero

 

INDECOPI impuso una fuerte multa a Hernando de Soto al comprobarse las denuncias de los coautores de la obra 'El Otro Sendero' que lo acusaban de no haber incluido sus créditos. El Otro Sendero', fue un bestseller que batió records de venta a nivel mundial pero del que luego se comprobó que no era el único autor, quizás ni siquiera el principal.

Hernando de Soto con este engaño se llevó todos los reconocimientos internacionales que no le pertenecian por completo al haber sido no uno, sino tres los autores del libro.

Esa es la catadura moral de Hernando de Soto.

 

Fuente: Diario La República