Carabayllo
Typography

Invasores y funcionarios de la municipalidad de Carabayllo se habrían coludido para matar árboles de más de 10 años

Hace más de 20 años llegaron a la zona de Villa El Polvorín II, a vivir en la ladera de una quebrada, en el 2001 un huaico por poco arrasa sus viviendas, por lo cual Defensa Civil declaró la zona en alto riesgo, entonces les recomendaron que sembraran árboles para protegerse de los deslizamientos y así lo hicieron, sacando tierra de donde no había pues la zona es rocosa y acarreando agua con gran esfuerzo para subirla por la pendiente con el fin de regar sus plantas, lograron crear una hermosa y verde franja ecológica. 

Un día aparecieron dos funcionarios municipales acompañados de un grupo de policías y de serenos y comenzaron a echarse abajo árboles de más de 10 años acabando también con toda la vegetación que con tanto esfuerzo habían cultivado.

Eran Carlos Molina y Jorge Avendaño, funcionarios de fiscalización” refiere indignada una vecina, “vinieron con policías que no eran de acá sino de la comisaría de Sol de Oro”, “como si fuéramos delincuentes vinieron a derribar los arbolitos”, precisa.

Por si fuera poco la Municipalidad de Carabayllo le aplicó una multa que les cobraron bloqueándole la cuenta bancaria al esposo de María Tafur Huacha, una de las vecinas afectadas, “se cobraron como 2,300 soles y dejaron sin comer a mis hijos, es un abuso”, denuncio indignada.

Ella asegura que uno de los árboles que mataron se lo entregó el mismo alcalde Rafael Álvarez luego que la zona fuera declarada en riesgo, paradójicamente estos mismos fueron derribados por sus propios funcionarios en base a un plano visado que había establecido un camino sin respetar el área verde existente.

 

 

María Tafur Huacha culpa de todo esto a Francisca Pérez Cantaro, la dirigenta de las personas que llegaron a invadir la parte alta en el año 2011, asegura que la dirigente estableció ese camino para ganar más terreno y luego vender los lotes.

Pero Francisca Pérez Cantaro también es señalada por otra vecina de ser la persona que habría matado otros dos árboles, “Yo la he visto con mis propios ojos, cuando me vio se fue corriendo”, aseguró que esto ocurrió hace apenas unos días.

Lo más grave de este asunto es que estos invasores han levantado pircas, pequeños muros hechos con piedras amontonadas, lo cual pone en peligro sus viviendas así como la vida de muchos niños pues cualquier sismo o deslizamiento puede traerlas abajo, tal como ya viene ocurriendo.

Estas vecinas han presentado varias denuncias a la Municipalidad de Carabayllo y a la comisaría de Santa Isabel, ahora vienen recurriendo a la Defensoría del Pueblo y a la Oficina de Control Interno (OCI) de la Municipalidad.

Entretanto el problema se agrava, los vecinos están decididos a hacer respetar a como dé lugar el área verde que los protege y podría generarse un conflicto sin que las autoridades municipales hagan algo por evitarlo siendo un problema que ellos mismos crearon.

 

LO QUE DEBEMOS SABER

 

Es muy bien sabido que la Municipalidad de Carabayllo viene visando planos de manera irregular, lo ha hecho anteriormente incluso sin respetar las zonas arqueológicas.

Muchas de estas visaciones de planos responderían más a intereses políticos y económicos que a parámetros urbanísticos y técnicos, se conoce que incluso se han visado planos en zonas declaradas arqueológicas por el Ministerio de Cultura.

Es inconcebible que se multe y bloqueen las cuentas bancarias de personas que habitan en las laderas de los cerros solo porque estas tratan de proteger sus viviendas y su medio ambiente.

Algunos vecinos señalan que detrás de estas acciones estaría la mano matonesca de un ambicioso regidor que pretende convertirse en el “sucesor” del alcalde.

Este es vecinos “Carabayllo ciudad de oportunidades” ¿solo para los amigos del alcalde?