Canta
Typography

Puente Trapiche, distrito de Santa Rosa

  • Población quiere volver a cerrar la carretera
  • 'Chancadoras' no hacen nada por el puente por donde circulan unos 500 volquetes diarios
  • Población gana unos 300 mil al año por el peaje y no ha hecho tampoco nada
  • Gobierno local y regional tampoco dicen nada, la carretera Lima - Canta continua siendo un proyecto

Unos 50 policías defienden la carretera Lima Canta la cual fuera bloqueada el día de ayer por mas un centenar de habitantes del poblado de Trapiche quienes reclaman la demolición y reconstrucción del puente vehicular que una su población a la carretera y que se encuentra seriamente deteriorado.

El puente Trapiche tras cerca de 100 años de servicio ha sido declarado inservible, a pesar de ello unos 500 volquetes continúan atravesando sus debilitadas estructuras transportando las miles de toneladas de arena, hormigón y piedra chancada que exige el ‘boom’ constructor de la cercana capital.

 

Las chancadoras


Cinco son las minas de material no metálico asentadas en el lugar, estas llamadas ‘chancadoras’ producen principalmente la arena de mejor calidad requerida para la construcción, pero el desplazamiento constante de estos enormes volquetes que transportan cada uno a veces hasta mas de 25 toneladas de material, han terminado por acabar con el puente Trapiche y de dejar casi destruida la carretera Lima – Canta.

La población de Trapiche reclama además que las ‘chancadoras’ que gracias al ‘boom’ constructor obtienen millonarias ganancias, pavimenten por lo menos la vía por donde transcurren los volquetes y que pasa por el pueblo generando alta contaminación al levantar grandes cantidades partículas granuladas que se mantienen en suspensión dañando la salud de la población, sobre todo de los niños.

Dos de las empresas han aceptado su responsabilidad social comprometiéndose a aportar para la ejecución de la obra estimada en mas de un millón de soles, sin embargo las otras tres empresas se niegan a colaborar, ellos creen que con el pago de sus impuestos y del peaje establecido por la población es suficiente.

Lo que si hacen las empresas es regar diariamente la trocha cercana al pueblo por donde circulan los volquetes, sin embargo esto es obviamente insuficiente.

La responsabilidad de la población


Desde hace varios años la población colocó una tranquera sobre la vía y estableció un peaje al paso de los camiones, dos soles por volquete, unos quinientos volquetes por día, casi mil soles de ganancia diaria y unos 300 MIL de ganancia al año totalmente libres de impuestos. Eso es lo que aproximádamente recauda el pueblo o mejor dicho sus dirigentes  por el paso de los volquetes.

¿Qué es lo que han hecho con todo el dinero recaudado a través de los años?, realmente nada, al menos nada importante, son tres o cuatro los eternos dirigentes que desde hace años rotan en este pueblo en el que viven apenas unas 500 familias.

El gobierno y los medios


Este es uno de los problemas colaterales causados por el ‘Boom’ constructor pero acaso ¿Alan García vendrá a visitar Trapiche a promocionar la reconstrucción del puente?, ¿Acaso el diario Gestión tan interesados en los temas inmobiliarios publicará algo pidiendo a sus patrocinadores se interesen por este puente asi como se interesa tanto en los terrenos de Carabayllo tan codiciados las empresas constructoras?, seguro que no.

Por el momento los alcaldes de Santa Rosa de Quives y de Canta así como el presidente regional todavía no toman acción alguna al respecto.

 

Artículo de Carlos Santana Aguilar
con informaciones de Luis Tarazona Huiza