Ancón
Typography

Pero la compra de celulares caros para los regidores es una 'cachetada a la pobreza'

Antes de cumplirse medio año de su gestión ya se viene solicitando la vacancia del alcalde de Ancón, Felipe Arakaki Shapiama y de cinco regidores.

La solicitud presentada por un ciudadano de este distrito se sustenta en el hecho de que el alcalde y regidores habrían autorizado la adquisición de 60 equipos celulares de alto costo, destinados al uso propio y de funcionarios de esa comuna.

Se hace hincapié en que estos equipos son 'lujosos' y que no condice con las múltiples necesidades de la población de este distrito, pero estas apreciaciones subjetivas no constituyen causal, o más claro, no sirven para vacar a un alcalde.

Se debe recordar que detrás de las personas que solicitan la vacancia de sus autoridades, por lo general existen otras personas 'ocultas' que son las que realmente están detrás de ellas y que son las que finalmente financian estas acciones por particulares intereses político - económicos.

En el caso de la solicitud de vacancia contra Felipe Arakaki se busca asidero en el artículo 63 de la Ley Orgánica de Municipalidades (LOM) que señala como causal de vacancia que un alcalde o regidor contrate, remate obras o servicios públicos municipales mediante la adquisición directa o por interpósita persona de los bienes de su municipalidad.

Esta causal ha sido especificada por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) mediante varias resoluciones, las condiciones hasta hoy para vacar a un alcalde o regidor son las siguientes:

 

a) Si existe un contrato con el alcalde o regidor cuyo objeto sea un bien municipal.

b) Si se acredita la intervención del alcalde o regidor como persona natural, en calidad de adquirente o transferente, por interpósita persona o de un tercero (natural o jurídico) con quien el alcalde o regidor tenga un interés propio (si la autoridad forma parte de la persona empresa que contrata) o tenga un interés directo (familiar directo, acreedor, deudor, etc.)

c) Si de los antecedentes se verifica que existe un conflicto de intereses entre la actuación del alcalde o regidor en su calidad de autoridad y su posición o actuación como persona particular.

 

En otras palabras tiene que probarse que el alcalde y los regidores se beneficiaron directa o por medio de terceros al realizarse el acto de la compra en sí, como este no es el caso esta solicitud de vacancia sería desestimada con rapidez.

Finalmente aunque si hubieron intentos, no existe antecedente alguno en el país en el que el JNE haya vacado un solo alcalde o regidor por disponer la compra de celulares baratos o caros.

 

Vacancia no pero . .

 

Aun cuando Felipe Arakaki no sea vacado es tremendamente indignante que este alcalde, así como sus regidores y funcionarios se aprovechen de la confianza que les dio la población con su voto para emplear los fondos públicos en la adquisición de artículos suntuosos que van a servir no solo para su trabajo sino también para su uso personal, peor aun cuando se tiene una población donde reina la pobreza y con múltiples necesidades básicas, ello constituye dispendio de los recursos públicos y una verdadera 'cachetada a la pobreza'.

Parece que estas personas rápido olvidaron que el pueblo los puso en sus cargos para servirlos y para cautelar sus intereses, no para emplear el dinero que administran para comprar celulares de lujo como si sobrara la plata.

El actual alcalde de Ancón, Felipe Arakaki Shapiama, es un técnico electrónico natural de Tocache, empresario dedicado al rubro de restaurantes, aún cuando no registra un solo trabajador se presume que los tiene. Sería interesante saber si cómo empresario saco alguna vez dinero de su bolsillo para comprar celulares de más de 2 MIL soles para luego entregarlos en uso a sus empleados.

Si es que no lo hizo con su dinero, menos aún debiera hacerlo con dinero ajeno.

 

Artículo de Carlos Santana Aguilar