Puente Piedra
Typography

El mismo fiscal que evito que fuera procesado por delito de flagrancia y que lo libero, pidio ahora su detención
Orden detención y cinco meses de prisión preventiva contra Carlos Andrés Castillo Gamboa, ordenó el juez Rurik Medina Tapia, del 2do. Juzgado de Investigación Preparatoria de Lima Norte.

Carlos Andrés Castillo Gamboa, gerente de participación ciudadana de la Municipalidad de Puente Piedra y uno de los hombres de mayor confianza del alcalde Milton Jimenez, fue detenido infraganti en un operativo de la fiscalía por la presunta comisión del delito contra la Administración Pública en la modalidad de COHECHO PASIVO IMPROPIO en agravio del Estado, al haber recibido irregularmente la suma de 400 soles de manos de la denunciante Paulina Castillo Vásquez, en las oficinas de la Municipalidad de Puente Piedra de la Calle Victoria N° 112, 2do. Piso.

Fue el fiscal Marco Antonio Carrasco Campos, titular del 2do. Despacho de de la Fiscalía Provincia Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima Norte, quién gracias a su extraña "tardanza" evito que el acusado sea procesado rápidamente por delito de flagrancia. Vencido el plazo de su detención (24 horas) fue puesto en libertad.

Paradójicamente fue este mismo fiscal, quién solicitó el requerimiento de Prisión Preventiva, argumentando (en su teoría del caso), que los hechos ocurridos se realizaron en coordinación con la denunciante y que el implicado había sido sorprendido y detenido en flagrancia delictiva en un operativo conjunto de la Fiscalía y Policía Anticorrupción de Lima Norte.

El Juez consideró la existencia del peligro de fuga, así como también la probabilidad de entorpecer la labor de la justicia para el esclarecimientos de los hechos, además que la pena a imponer superaría los cuatros años de privación de la libertad y que existen fundados y graves elementos de convicción que vinculan al denunciado como autor del presunto delito en la modalidad de ‘Cohecho Pasivo Impropio’.

Por tanto el juez declaró fundado el requerimiento de Presión Preventiva y ordenó la ubicación, captura e internamiento en una cárcel pública de Carlos García Gamboa.

La defensa del denunciado interpuso recursos de apelación.